Saga Bacardí
21430
ESCRITURA DE PODERES HACIA VAGUÉ, POR ANTONIO NADAL Y DARRER.


En la ciutat de Barcelona als sinch días del mes de Novembre del any del Naixament del Señor de mil setcents vuytanta y dos.
Sia a tots manifest. Com Anton Nadal y Darrer, comerciant, ciutadá de dita ciutat. De ma espontanea voluntat y certa sciencia constituhesch, y ordeno en procuradors meus certs, y especials, y per las cosas avall escritas generals, així que la especialitat a la generalitat, no esta a aquella derogue, als Señor D. Joan Baptista Vagué, y als Fills de est Señor, comerciants en la vila de Marcella, Regne de Fransa domiciliat, y a cada un de ells en particular, de forma que lo que primcipiará lo un dels sobre mencionats Señores pare y fills, pugan no menos continuar, y finalizar los altres, encaraque ausents com si fossen presents. Peraque per mi en qualsevol nom, y la mia persona representant pugan junts, y a solas transigir, y concordar ab qualsevols debitoris meus y ab altras qualsevols personas, sobre qualsevols credits, pretencions, o crudas al present pendents, y que en lo venider pugan ocorrer, per qualsevols motius, així per via de dret, com de amigable composició, y altrament en aquell modo, y forma que dits Señores procuradors meus tingan per convenient, elegir en arbitres, arbitradors o amigables compositors a las personas a ells ben vistas, ab pena, o sens ella; una y moltas vegadas comprometrer, y per dit effecte obligar los meus bens; condonar, cedir, y absoldrer tot quant los aparega convenient, y cobrar la quantitat concordada, y si es pecis donar temps per la paga, y a dit fi pugan firmar qualsevols apocas, ab pacte de no demanar cosa alguna mes, renuncia de plets, y altres clausulas, y cautelas necesarias, roborantho ab jurament, que en ma anima podrna prestar, oír qualsevols sentencias y penas, qe per la observancia del concordat se profesaran, simposen, y aquellos llohar y emolugar, renuncianr al benefici, y arbitre de bon varó, y a son recurs, y a qualsevol dret, o lley de mon favor, y firmar las demes escripturas que los mateixos sobre mencionats Señors procradors meus junts, y a solas regonegan útil, y convenint.
Item: pugan percibir, y cobrar judicial, o extrajudicialment, totas y cualsevols quantitats de diner, nutuos, debits, credits, y efectes, comandas, comodats, y altras qualsevols cosas adherents, y que concernescan al comers, que al present se me degan, y en avant se me deuran per qualsevols universitats, comunitats, y singulars personas y per qualsevols motius, y del que cobrará firmar qualsevols recibos, apocas, cessions, cancellacions, y demes resguarts necessaris.
Item: pugan compareixer en qualsevols Tribunals ecclesiastich o seculars, y ahont convinga, y allí intentar, seguir, y terminar qualsevols plets, y causas activas y passivas, principals, y apellatorias, mogudas y pera mourer llargament, ab lo acostumat curs de plets, y causas y facultat expressa de emparar, verificar las emparas, y soltarlas en son cas y lloch, jurar de calumnia, prestar caucions juratorias y fidejusorias, exposar clams, y reclams, instar execucions, y fer lo demes, que acerca ditas causas, y son amplissim curs, se necessite, segons lo estil dels mateixos Tribunals, sens limitació alguna. Y ab facultat de substituir est poder per plets solament, y revocar los substituts, sempre que los aparega. Y gneralment executar, lo que jo en qualsevol nom personalment podría fer, prometent estar a judici, pagar lo judicat, y tenir per ferm y agradable tot quant dits Señores procuradors meus, y sos respective substituts obraran, y no revocarlo en temps, ni per motiu algún, baix obligació de tots los meus bens mobles., e immobles, presents venidors, y ab renuncia de drets necessaria llargament. En testimoni del que firmo esta escriptura en dita ciutat de Barcelona en los dia, mes y any sobre notats. Essent presents per testimonis Joan Aleu y Ramon Solé los dos escrivents en Barcelona residents. Y jo lo avall escrit notari dono fe coneixer a dit Señor constituhent, y que firmá de la su ama.
Anton Nadal y Darrer, En poder de mi Dr. Carlos Carbonell notari.


LOS CANALS Y MARTÍ:

Quiero empezar diciendo de los Canals, que a Esteve Canals y Grau hay que situarlo a principios de 1700, trabajando en uno de los negocios de Antonio de Casanovas y Francisco Darrer. El negocio estaba ubicado en la calle Plegamans, con Cambis Vells.
Era natural de Sant Esteve de Riells, de padres campesinos; él de nombre Jaime Canals y ella Eularia Grau.
Por un avatar, el Señor Joan Pau Martí y Font, tendero de telas, en 26 de Septiembre de 1705 hace testamento a consecuencia de una bomba lanzada desde el Mar por los ingleses y que le alcanzó, (Guerra de Sucesión). En el mismo, nos habla de sus hijos Gerónimo, Mariangeles y Gertrudis. Su negocio de telas lo tiene en Cambis Vells. Al día siguiente muere.
Toma las riendas del negocio su esposa Mariangela Regás. Mujer de carácter, pues en todo momento se hace notar como “Senyora Majora”.
Viéndose con hijos todavía muy jóvenes, en plena guerra de sucesión, teniendo que tirar adelante un negocio, de alguna manera, se pone en contacto con Esteve Canals, cosa relativamente fácil, pues eran vecinos de trabajos, pactando el matrimonio de Mariangela Martí, pero un poco antes, constituyendo sociedad entre Mariangela Martí y Esteva Canals, dicha escritura se firma ante el notario Josep Amat el 24 de Diciembre de 1707. Los capitulos matrimoniales se firman en primero de Febrero de 1708. Acto seguido establecen una nueva mercantil que son socios, Canals Martí y Villar el 8 de Mayo de 1708.
En 20 de Marzo de 1710, establece una mueva mercantil en la calle Agullers, de los que eran socios Canals, Martí, Villar, Ferrer y Piferrer.
La bomba que alcanzó a Joan Pau Martí, cambió el curso, no solo de los Martí y Canals, sino de toda Catalunya, haciendo que se relacionara una hija de botiguer, con el hijo de un campesino con sed de ambición, haciendo la mezcla perfecta del prototipo de catalán, que es la simbiosis del campesino y el botiguer.
Despues de varios diferentes negocios con varios socios, en el 25 de Diciembre de 1725 constituye una mercantil con Pere Canet, curiosamente en el testamento de Esteve Canals aparece como yerno suyo casado con su hija Gertrudis. Tambien consta su hijo Juan Pablo casado con Maria Teresa, y su hija Maria Antonia casada con Manuel Vicent.
En 5 de Marzo de 1737 ya constituida la primera fábrica de Indianas de todo el estado español, cosa que hizo cambiar radicalmente la manera de amasar dinero y crear nuevas fuentes de hacer negocios en Catalunya. Esta primera fábrica, nos consta las primeras compras de terrenos en la calle Portal Nou, comprada por Antonio Serra, Bonaventura Canet y Esteve Canals.
En el año 1740 moría Antonio Serra, y compraban su parte a la viuda los otros dos socios.
La fábrica pasa a ser Real, alcanzando una importancia significativa.
Con referencia a la calle Portal Nou, fué por la que entraron las tropas francesas en Barcelona durante la guerra del Frances, y también fué donde se desarrolló la primera fábrica de Indianas. Imagino que debería ser un lodozal de resto de líquidos y productos químicos.
Sucesivamente, en los años siguientes a su inicio, fueron comprando diferentes fincas en las calles de Portal Nou, Volta dels Jueus y Cortinas. En ellas vivía gente relacionada con el negocio del aceite.
A Canals lo distinguió el Rey poniéndole el mágico “de” ante el apellido.
Dicha fábrica fue un banco de pruebas de futuros nuevos fabricantes de indianas. Encontramos que el 27 de Abril de 1747 aparecen como directores de la ya Real Fabrica de Indianas Canals & Canet, los Señores José Canaleta y Fermin Pujol. Canet era corredor de orella, yconsuegro de Esteva Canals.
A la muerte de Canet y de Canals, la fábrica pasó a sus viudas, que no se ponían de acuerdo, por lo que, finalmente pasó a manos de Mariangels Martí, para al poco tiempo morir esta y pasar a manos de su hijo primogenito Joan Pau Canals y Martí.
Joan Pau Canals, se había casado a pesar de su madre, con Teresa Ametller. Joan Pau ya estaba contratado para asuntos reales en Madrid. Este dato es muy significativo, pues nos da a entender, que entre madre e hijo no había buena armonía. Con los años, la relación entre Joan Pau y su mujer Maria Teresa Ametller se va deteriorando. Hay diferentes poderes para poder gestionar la fábrica, retirada de poderes, nombramiento de diferentes directores para finalmente, Joan Pau decidir jubilarse de sus menesteres en Madrid y Valladolid y pasar a poner orden en sus negocios en Barcelona. Sorprendentemente he podido averiguar que la relación entre dicho matrimonio estaba rota, que estaban divorciados y que su hijo, el único que sobrevició estaba internado en Mataró. Joan Pau, al llegar a Barcelona decide desprenderse de la fábrica alquilándosela en el año 1782 al padre de su sobrina, que a los dos meses muere y pasa a gestionarla y modernizarla el hijo de éste Antonio Nadal y Darrer casado con Rosa Vicens y Canals.
Joan Pau era verdaderamente entendido en los productos químicos, y el Rey Carlos III, no tardó en encargarle el cultivo de la Roja o Granza, (pues a consecuencia de la necesidad de la misma, salía en divisas, mucho dinero al año hacia Holanda y otros puntos) cosa que consiguió en Valladolid, motivo por el que fué nombrado Baró de Vall-Roja.
La fábrica, durante el último período de Joan Pau, fué quedando en decadencia, por lo que su espacio lo fue llenando otras fábricas del Principado.
A Esteva Canals y Garau o Grau, se le ha de situar como pionero de toda España en los manipulados de indianas, teniendo en cuenta que la exportación de las mismas, no quedó liberada hasta la abolición de parte del decreto de nueva planta por Carlos III en 1778, cuando, según algunos investigadores, Barcelona ya contaba con varios centenares de fábricas de indianas.
Entre el periodo de 1737 y 1778 se desarrolla el verdadero germen de la fabricación de indianas y la primera fábrica fue la que constituyeron Serra, Canet y Canals en 1737, que a consecuencia de una bomba que lanzaron los ingleses desde el Mar y que los casquetes que produjeron, dejaron herido de muerte a Joan Pau Martí, y dio la oportunidad que el hijo de un campesino, entrara de pleno en el negocio de una familia de tenderos que le permitió cumplir sus ilusiones.
Si miramos en los archivos de las Parroquias y Catedral de Barcelona, podemos ver como apenas hay apellidos españoles, salvo de algún militar o encargado de la administración, por lo que, todos aquellos trabajadores, que lo eran en unas condiciones verdaderamente al límite, eran de origen catalán, en aquellos tiempos las migraciones eran dentro del Principado, la llegada masiva del resto de España, no fué hasta entrada la mitad del siglo XIX.
Barcelona crecía por sus fueros, a instancia de sus ciudadanos, ignorando el resto de España lo que en en la misma estaba ocurriendo, el hecho que trabajadores pudieran convertirse en amos de sus vidas, era algo que el antiguo régimen no podía pensar ni por asomo. Producto del comercio y de la burguesía.