Saga Bacardí
33819
ESCRITURA DE DONACIÓN TESTAMENTAL HACIA CAMPAÑA, POR MARIA VIRGINIA DODERO Y MONTOBBIO.


En la ciudad de Barcelona a veinte y cinco de Junio de mil ochocientos sesenta y tres. Ante mi el infrascrito notario publico del Colegio del territorio de esta Audiencia, vecino de la presente ciudad, y de los testigos que se dirán, compareció Agustin Cuyás y Carbonell, labrador, casado, de edad treinta y nueve años, vecino de Sans, hoy en esta ciudad hallado, asegurando y apareciendo con la aptitud legal necesaria para este acto, espontáneamente firma carta de pago a D. Aladio, D. Ernesto, Doña Adela, Doña Justina y Doña Avelina Gironella y Dodero, el primero casado, de edad treinta y nueve años, del comercio, vecino de Madrid; el segundo soltero, de treinta y cinco años, vecino de esta ciudad, también del comercio de esta plaza; la tercera de cuarenta y tres años, consorte de D. José de Manjarrés, sin profesión; la cuarta de treinta y siete años, consorte de D. Felipe Coissart, comerciante, vecina de Montpeller, en esta ciudad hallada. De la cantidad de cien libras moneda catalana, ante el infrascrito notario y testigos que le entregan, y confiesa recibir en buena moneda, en paga del legado de igual cantidad que Doña Maria Virginia de Dodero, viuda de Gironella, hizo a la hija del otorgante y de Maria Campaña, su ahijada, Justina Cuyas y Campaña de edad----años en el codicilo que otorgó ante el infrascrito notario en veinte y siete de Abril de este año, de que le firma el mas cabal resguardo. Y satisfacen dichos hermanos como coherederos de su Señora madre nombrados con el testamento que firmó ante el mismo notario en cinco de Marzo de mil ochocientos cincuenta y siete, publicado después de la muerte de la testadora, a diez de los corrientes. Y siendo peculio adventeció dicha menor las espresadas cien libras, o sean mil setenta y seis reales, sesenta y seis centimos, queda enterado el otorgante por el suscrito notario de la obligación de asegurar con hipoteca la propiedad y conservación de aquella, cuya reclamación han hecho los coherederos, habiendo contestado que no teniendo bienes inmuebles ni derechos Reales, prometia bajo juramento que prestaba, invocando el nombre de Dios, que los primeros bienes que adquiera, los hipotecará especialmente para la seguridad de dicha reserva, quedando por consiguiente renunciado el derecho de apotación preventiva que le concede la ley. En cuyo testimonio lo otorga, siendo presentes por testigos D. José Romualdo de Bofarull y D. Antonio Perxas, vecinos de esta ciudad, los que han declarado no tener tacha legal que se lo impida, a quienes y al otorgante he leído esta escritura íntegramente, según previene la ley, no habiendo querido usar de la facultad que esta les concede, después de advertidos de las mismas. Y el otorgante cuya persona, profesión y vecindad doy fe conocer, lo firma.
Agustin Cuyás, Ramon de Miquelerena.